En el post anterior vimos que existen distintos modos de escena para regular la cámara fotográfica. Pero recordemos que si hacemos las tomas en modo automático el resultado se verá limitado, ya que anula algunas funciones que pueden ser útiles al momento de decidir. La opción M (manual) nos permite elegir con qué velocidad vamos a regular la obturación. De la misma manera, deberemos regular la abertura del diafragma, que es el dispositivo que regula la cantidad de luz que recibirá el sensor de nuestro equipo.
Dos consideraciones a tener en cuenta:
1) Si la velocidad de obturación es rápida tendremos que compensar la escasa cantidad de luz que recibe nuestra toma, con una abertura mayor del diafragma. EJ: Si en un día soleado  regulamos la cámara en una velocidad de 125, el diafragma podría ser de 11, siempre y cuando el ISO fuera 100.
2) La relación para modificar la velocidad y la abertura del diafragma será la siguiente: Si elevamos a 250 de velocidad deberemos hacer ingresar más luz por medio del diafragma, que en este caso podría ser 8. En el caso de que la velocidad fuera de 500, la abertura debería ser 5,6. En conclusión: por cada abertura que abramos lo compensaremos con una velocidad  mayor, para mantener una iluminación equilibrada.

Según la combinación que hagamos, obtendremos distintos resultados

paparazzi-blog-digital-thumb

Es importante tener en cuenta que estas variaciones que efectuemos modificaran la imagen que obtengamos. Así tendremos mayor o menor “profundidad de campo”(por esto se  entiende que las imágenes que estén dentro de esta zona aparecerán más nítidos que los que no lo estén. El espacio que esta delante y detrás de lo que estemos enfocando se lo denomina “Profundidad de Campo”

Paparazzi Digital Team