Para comprender este concepto recordemos que en la fotografía analógica (la de negativos) se utiliza rollos de distintas sensibilidades (100, 200, 400,800 ASA, etc) .Las películas más sensibles permitían registrar tomas a muy baja iluminación. Pero en la fotografía digital, el que gradúa esa variable es el sensor o CCD, que por medio del menú ISO permite modificarle los valores. El sensor de imagen está compuesto por celdas fotosensibles que al captar la luz, la transforman en corriente eléctrica, que a su vez serán devuelta en información digital. Estas celdas originan siempre las misma cantidad de corriente eléctrica. Pero por medio de la opción ISO, nos habilita para variar la sensibilidad. Lo que en realidad hace es amplificar la señal eléctrica, permitiendo captar las imágenes en escasa luminosidad.
blog_paparazzi_fotografia_sensibilidad_iso

El modo de hacer este ajuste, variará según la cámara fotográfica. Algunas lo harán automáticamente según la velocidad de obturación y abertura de diafragma y otras tienen la opción de hacerlo en forma manual, por medio del "Menú" o una ruedita que se encuentra en el cuerpo del equipo.
Tengan en cuenta que si bien al seleccionar valores altos de sensibilidad, obtendremos más luminosidad, también se notará lo que en fotografía se denomina "ruido" que es como un granulado o puntos de colores rojos y azules que se notarán más en las zonas oscuras. Existen cámaras que llegan hasta 6400 ISOs y si hablamos de equipos de alta gama, han logrado que, con altos rangos de sensibilidad, no se aprecie el "ruido" dependiendo mucho de la calidad y el tamaño del sensor y la luminosidad del lente